La Oscuridad Del Entender, Leila Al Samarrai


La oscuridad del entender (poemario), Leila Samarrai

Editorial: Edición “Primogénito”, 

Centro Cultural Estudiantil, ganadora del primer premio

2002. ISBN 978-86-7398-010-2.

leilasamara (1).jpg

1.

La tristeza está ocultada en la cabeza con la sangre laureada

Hacia la sabiduría Jerusalén llamada

Está matando al hombre que la lejanía está escuchando.

Está de veras allí “Ecce Homo”,

De España jerarquía alta,

Mientras el tiempo transcurre la desesperación baja hasta el sangrar.

Doloroso jamás, sin reconocer malestar

Ave soy,

Ave con deseo de morir en España.

Escribiré en el informe

En los suaves frutos se esconde

Julia Burgos Mortificada.

La reminiscencia de más allá muestra que.

Son las seis en la noche

Después.

 

2.

Así madre mía a mí me decía

No busques más a tu patria

Entre los árboles olvidada

Debajo de los cuales estás nacida

En la noche elegida

Cuando los saltamontes de las terrazas volaron

A un a un montón de voces odiosas

A mí destinadas

Madre quieta,

No suelto ni un chasquido

¿Cómo iría a saber yo

De los naipes el otro lado?

¿Vienen ya a llevarme

arraigados del disparo en la última mañana?

Me levanto descalza

La mar asustada está

Como del trueno la tierra

La corona de espinas ya nadie menciona

3.

Vanidad en el camino del zorro

¡He aquí un milagro!

Supuestamente unilateral en instantes

Apto para un momento revuelto.

El mártir y su hija que se lavan los pies. (no se)

con clavos en lugar de sandalias

Conversando en silencio.

Cualquier cosa menos (no se)

Orillas y raspaduras fantaseando.

Hija, ¿quieres que el polvo te resbale?

Perturbar la responsabilidad, el no ser y los zarcillos.

Anhela a través de las piedras que superas

Mas negro que la noche

Temes que ya no haya vertebrados.

Es la tercera hora de la noche.

 

4

Y habló mi madre

No busces mas la tierra olvidada

entre los arboles debajo de

Los cuales naciste en la noche escojida

Cuando los grillos volaron lejos de las terrazas,

dentro de las numerosas voces llenadas

con odio dirijido contra mí

Madre silenciosa

Ni un sonido que resona adentro de mí

Como hubiera podido saber de

Los otros lados de la carta

Es que me van a buscar ya

Enracinado en la ultima mañana de una balla

Me levanto descalzo

El mar está atterorizado como tierra del trueno

 

5

Mismo si no todas les heridas les sale sangre

Pues

Un Hombre se muere cada año

Porque?

6

La semi-obscuridad y Soledad se van a ir

Me voy a servir sólo adentro de yo misma

mismo no soy mía antes de las rodillas heridas,

todo se habre flores y pensadas, historias de justicia

Cranios de wanto y eras sin descanso

Dios me va a castigar lo sé

Pero en el crampo de la pasión

No voy a ser ronpida por los absentos

bailamos todo el dia

La soledad, una nueva, cojida por los valles

Ariba de las cabezas de primavera

Y Pecado del pueblo

Yo estoy aterorizada

 

7

 

Voy a ser tu ombra

Y la vela de matrimonio

Y el primer grito

Un crimen de pasón

Y la sangre de las dos veces, enfermo y bien

Es mejor de ser asustado

El secreto del helecho*

ambos era y no era

Y el mieso

De alguna parte la soledad quema sin essuciarse*

Confinado en las estrellas adentro de mi

Me gustan todavia mis ojos

Sin amie , la obscuridad me va destruir

 

8

En la cama, yo no dependo delos ordenes

Las Rosas ya han peleado***?

Con el viento

Cuantos relojes me preguntas

Mientras que la magnana llega con la eternidad que

Esta tarde

Magnana de delirio

 

27.

El silencio de los dormidos de piedra
Y del publico engañado
Frente a los sonidos mudos callo
La fiebre presiento
Del silencio te defiendo
Y de los espías urbanos “que florecen”
Aunque los testigos nos separan
Desaparición de los colores
Al día convierte en la noche
Y en acantilado golpeado

A las nueve horas

 

 

28.

Los cadáveres pintados desarrollándose
No hay modo de que yo los hunda todos
Igual que la historia del negro pañuelo
Dispuestas a mover el tiempo y el aire
Durante este año,
Mil novecientos noventa y nueve
Es difícil callar el lloro sobre los informes de luto
Los bosques y la hierba siguen brotando de los que antes vivían
Porque son los más leales
Con los cielos negocian
Los que mediatamente vinieron de la memoria verde
Y las tumbas antes del olvido
Nos observan los vivos y los muertos
Si los muertos no hubieron sido vivos
Nos hubiéramos quedado todos sin las lenguas y las llamas
¿Acaso son ellos sus dobles también?
¿Acaso los vivos se originan en la debilidad,
en la ausencia,
al entregarse unos a otros?

 

29.

Repeluzno de las muertas aves
En el ambiente de la insidia
Es el canto de la corriente de sangre
Existe
un pensamiento razonable
Igual que las distancias
Con el silencio se lavan
Váyanse flotando los ojos
Por las fuentes maliciosas de Átila
Exhumen a las aves que autosuficientes están
Convencidas
De que los sonidos más hermosos
Llegan
Desde las filas muertas en la tierra Las necesitamos
Cuando empieza y termina el amor
Entonces siempre las llamamos

 

30.

Calderón dijo: la vida es sueño
Acompañante engañoso entre dos despertamientos
Ni la vida ni la muerte
Algo tercero tampoco
Ni la vida después de la muerte
Ni la muerte antes de la vida
Y está expirando entre las manecillas
Antes de que anochezca en nuestros cuerpos
Segismundo en vano aprisionado

03.ci_web

34.

 

Con las estrellas dudosas
Proclama el gran engaño
Y los círculos de los mudos sueños
Después de mil doscientas noches
Veo en los jardines mis huesos divisándose
Si la infinidad predominara antes de la mañana
31.

Dos abrazadas nubes
Y tal vez dos aves también
O el pañuelo conocido en el nudo
O el sueño entre dos formas
En vano la sangré se aisló
Y el silencio con la sombra
Estallan bobinas y golpes ateos
Los que no entiendo
Igual el ausente sonido que sigo
Mientras los nubes no se mueven

 

32.

Desaparecen las sombras

Y los serafines se han perdido

En sí muerden todas las partes del mundo.

¿

¿Y adónde iré si el oscuro sueño me rinde

y el vampiro también?

El fantasma de tu vida no ha desaparecido aún

Como una lanza clavada

En los ojos del idólatra.

 

33.

La lírica pertenece a todos

Ni siquiera huyendo puedes evitar su pesadez

Por eso no te apures

Y no intentes tocar con los dedos la panza de la oscuridad

Alguien morirá en el primer atardecer

Y yo sobre las cometas escribiré

El pan de tus manos quitaré(¿?)

Y la tierra apenas arada prepararé

Para que los muertos de los labios encarnados puedan respirar

Duerma serenamente

Falsificaré todo lo que sea necesario

Mataré a las gallinas si las rosas no las paran

Tú busca a los que nos acusaron

 

35.

Parado por el miedo de la espera

No llegas a crecer

Ni en la somnolencia

Cuando llegas a callar llama con llama

Detrás de ti un hueco y el viento

Llegan a ser la unión de los nudos irreales

36.

Los cristales embellecen la vida y el amor

¡Que intente la gente romper las lentes de nuestras casas

Vosotros que os reís mostrando negros dientes

Vanos son sus avaricia y horror

Si su imagen anochece en el despedazado espejo

Igual,

me voy al norte, cuya ausencia es inteligible

en el silencio, en el frío

dónde sólo árboles parecen a la gente.

 

39.

Esta noche purpúrea antifaz de las nubes

ha despertado a los obedientes muertos

que sus cabezas han levantado

apoyada

apoyadas en sus huesudas manos.

No saben si viven o muertos están

el primer día las trompetas oyeron

y dormidas bajo las banderas y nubes quedaron

bajo las cuales a respirar llegaron

en vez debajo de las estrellas.

El segundo día silencio y las flores

sin creer que existan.

Entre tanto, el cielo se hundía en el atardecer.

Y el tercer día

los muertos a los despiertos viajeros celebraron.

 

41.

Desaparecidos – omnipresentes

Su llanto a nocturnos se parece.

Mientras la rosa de la vida congelada en la verdad de los espejos

Inquieta

En los planos encima de las magias

Gotea por el musgo

Y las ruinas del mundo.

 

42.

Nueve horas duermen

Y las nueve manecillas del mundo también

Las bocas de la suavidad huyeron

Como las flores de los naranjos

Cuando vienen a cortarlos

Aunque sin aviso alguno

Salvo el tiempo, todo esta marcado por lo efímero

Y el olivo también

Que expira bajo los insectos

Sin embargo

Para cada uno hay una respuesta

El desprecio, el amor

Una luz limitada

Y los barcos a la deriva

 

43.

Es cierto, Tomás infiel,

Que le dijeron:

Por lo suyo

De tu boca gana el derecho

Mientras el día se te muere

Y él,

Condenado en las circunstancias en el brío

Se transforma en cada quien le apoya

Lejos de los caminos que a los infieles muerden

Y él,

No dijo nada después de la primera palabra, ni a la segunda no contesta

Apenas moderado y con cuidado a la tercera

Y él

Sabe que esta vida es para los muertos

Y no para los vivos

La pared tampoco blasfema

Y él

Rogando por la transparente inocencia con los ojos del emplasto

Y por las hazañas de los desesperados

Y él

Sin importarle que le regresen entre la gente

Aprende rezando

Sin embargo hay algo que no te creo

No te creo santo Tomás

Que no es suficiente el consuelo

Inventado en la forma de mujer

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.